Conoce tu parroquia: las Tardes de la Parroquia

Mari­ví y Loli se encar­gan de coor­di­nar al gru­po de mayo­res que se reúne dos veces por sema­na en “Las Tar­des de la Parro­quia” los mar­tes de 18:00 a 19:30 en la calle Peñas­ca­les 12 y los jue­ves, tam­bién de 18:00 a 19:30 en el pri­mer piso de la calle Anto­nio Tole­dano 23.

Entre­vis­ta­mos a Mari­ví sobre esta ini­cia­ti­va gratuita.

P‑Mariví, ¿cómo sur­gió la idea de crear “las Tar­des de la Parroquia?

R- Ante todo acla­rar que esta acti­vi­dad de nues­tra Parro­quia se ha lle­va­do des­de el prin­ci­pio por un Equi­po, qui­zás yo soy la que asis­to a las reunio­nes repre­sen­tan­do al Equi­po (Con­se­jo de Pas­to­ral de la Parro­quia, Pas­to­ral de la Salud, gru­pos de Final de Vida y Sole­dad de la vica­ria, deter­mi­na­das reunio­nes de Cári­tas) por eso se me ve más.

Comen­za­mos en el 2015, a peti­ción del ante­rior Párro­co, para ver que podía­mos hacer con las per­so­nas mayo­res, que con ante­rio­ri­dad acu­dían a unas reunio­nes todas las tar­des, para jugar a las car­tas, y cada vez eran menos. 

Tenía­mos ideas pero no sabía­mos cómo poner­las en prác­ti­ca. Habla­mos con otras Parro­quias, vimos cur­sos, y al final nos deci­di­mos por tener dos días a la sema­na (éra­mos solo 4 volun­ta­rias).

Los jue­ves se impar­ti­rían unas cla­ses con talle­res de memo­ria, del que se encar­ga­ría Loli Ramos, y los mar­tes hemos ido ponien­do acti­vi­da­des según se veía la nece­si­dad.

Que­ría­mos que fue­sen ratos de diver­sión en medio de la sole­dad de muchos de ellos. Y por fin comen­za­mos en mar­zo del 2016, y sobre la mar­cha hemos ido cam­bian­do, aña­dien­do pero sobre todo se ha crea­do entre todos un “gru­po” que se cono­cen y se acom­pa­ñan.

Sesión de los mar­tes en “Las Tar­des de la Parroquia”

P- ¿Qué acti­vi­da­des rea­li­záis los martes?

R- Hace­mos cuen­ta­cuen­tos, jue­gos de memo­ria leja­na, sesio­nes de cine club, que se con­vir­tie­ron en sesio­nes de Zar­zue­la, algu­na visi­ta a museos, (los que aun están vali­dos para cami­nar), y para todos trae­mos el museo al gru­po con copias de cua­dros que entre todos comen­ta­mos.

Hemos teni­do tam­bién sesio­nes infor­ma­ti­vas de la poli­cía para ayu­dar­nos en el tema de la pre­ven­ción de robos.

P- ¿Cuán­tas per­so­nas sue­len asis­tir? ¿Está abier­to a cual­quier per­so­na del barrio?

R- Pues tene­mos unos 30 o 40 que más o menos acu­den, depen­dien­do de su salud. 

Sue­le venir alguno nue­vo cada mes, avi­sa­dos por un vecino que les ani­ma a asis­tir. Sobre todo agra­de­cen esa hora y media o dos horas que les ani­ma a salir de su casa y “pasar­lo bien”. Para muchos es un esfuer­zo ya que van con mule­tas y tie­nen pro­ble­mas de movi­li­dad, pero como les pare­ce intere­san­te vie­nen. Nos gus­ta­ría tener más días de acti­vi­da­des, pero somos pocas volun­ta­rias, y en nues­tra Parro­quia, en nues­tro barrio hay muchas per­so­nas mayo­res.

“Hemos for­ma­do un gru­po en el que nos acompañamos”

En las reunio­nes tene­mos hom­bre y muje­res des­de los 60 y tan­tos has­ta los 97, pero todos con el mis­mo entu­sias­mo. En las cla­ses del taller de Memo­ria asis­ten per­so­nas un poco mas jóve­nes, aun­que de no menos de 60.

Con el tiem­po hemos evo­lu­cio­na­do al ver otras nece­si­da­des que los mayo­res requie­ren: visi­ta­do­ras en los domi­ci­lios para los que por enfer­me­dad no pue­den acu­dir, y tam­bién visi­tar a los que en momen­tos deter­mi­na­dos estén en resi­den­cias u hos­pi­ta­les.

Todo esto ellos nos lo van pidien­do, habla­do pre­via­men­te con la fami­lia, claro.

P- Muchas gra­cias, Mariví.

Si queréis más información, o apuntaros, pasad cualquier tarde, y echad un rato con los amigos de “Las Tardes”; y si os gusta, repetís. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.