Parroquia de la Sagrada Familia

Sobre el significado del Belén (II)


Car­ta apos­tó­li­ca Admi­ra­bi­le sig­num sobre el sig­ni­fi­ca­do y el valor del belén (1 de diciem­bre de 2019) | Fran­cis­co

«Vaya­mos, pues, a Belén, y vea­mos lo que ha suce­di­do y que el Señor nos ha comu­ni­ca­do» (Lc 2,15), así dicen los pas­to­res des­pués del anun­cio hecho por los ánge­les.

Es una ense­ñan­za muy her­mo­sa que se mues­tra en la sen­ci­llez de la des­crip­ción. A dife­ren­cia de tan­ta gen­te que pre­ten­de hacer otras mil cosas, los pas­to­res se con­vier­ten en los pri­me­ros tes­ti­gos de lo esen­cial, es decir, de la sal­va­ción que se les ofre­ce. Son los más humil­des y los más pobres quie­nes saben aco­ger el acon­te­ci­mien­to de la encar­na­ción. A Dios que vie­ne a nues­tro encuen­tro en el Niño Jesús, los pas­to­res res­pon­den ponién­do­se en camino hacia Él, para un encuen­tro de amor y de agra­da­ble asom­bro. Este encuen­tro entre Dios y sus hijos, gra­cias a Jesús, es el que da vida pre­ci­sa­men­te a nues­tra reli­gión y cons­ti­tu­ye su sin­gu­lar belle­za, y res­plan­de­ce de una mane­ra par­ti­cu­lar en el pese­bre.

El Ángel anun­cia a los pas­to­res.

Catergoría: artículo, fotos. permalink.