Sobre los abusos a menores

En el mes de febre­ro de 2019 se ha cele­bra­do en el Vati­cano con la par­ti­ci­pa­ción de todas las dió­ce­sis del mun­do el encuen­tro “La pro­tec­ción de los meno­res en la Igle­sia”.


En la clau­su­ra, el Papa Fran­cis­co dio un dis­cur­so en el que se reco­gen 8 pun­tos des­ti­na­dos a aca­bar con la lacra del abu­so a meno­res en el seno de la Iglesia. 

 

El dis­cur­so comien­za ponien­do en con­tex­to la vio­len­cia con­tra los meno­res en el mun­do actual, en las fami­lias, en los barrios, en internet…y en la Iglesia. 

 

La inhu­ma­ni­dad del fenó­meno a esca­la mun­dial es toda­vía más gra­ve y más escan­da­lo­sa en la Igle­sia, por­que con­tras­ta con su auto­ri­dad moral y su cre­di­bi­li­dad éti­ca. (…) En los abu­sos, noso­tros vemos la mano del mal que no per­do­na ni siquie­ra la ino­cen­cia de los niños.” 

 

(…) Qui­sie­ra reafir­mar con cla­ri­dad: si en la Igle­sia se des­cu­bre inclu­so un solo caso de abu­so —que repre­sen­ta ya en sí mis­mo una mons­truo­si­dad—, ese caso será afron­ta­do con la mayor serie­dad. Her­ma­nos y her­ma­nas, en la jus­ti­fi­ca­da rabia de la gen­te, la Igle­sia ve el refle­jo de Dios, trai­cio­na­do y abo­fe­tea­do por estos con­sa­gra­dos deshonestos.”

Así pues, el obje­ti­vo de la Igle­sia será escu­char, tute­lar, pro­te­ger y cui­dar a los meno­res abu­sa­dos, explo­ta­dos y olvi­da­dos, allí don­de se encuentren.”

 

¿Cómo? Siguien­do estos 8 principios

 

1.La pro­tec­ción de los meno­res: (…) es nece­sa­rio cam­biar la men­ta­li­dad para com­ba­tir la acti­tud defen­si­va-reac­cio­na­ria de sal­va­guar­dar la Ins­ti­tu­ción, en bene­fi­cio de una bús­que­da sin­ce­ra y deci­si­va del bien de la comu­ni­dad, dan­do prio­ri­dad a las víc­ti­mas de los abu­sos en todos los sentidos. 

 

«Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgasen una piedra de molino al cuello y lo arrojasen al fondo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es inevitable que sucedan escándalos, ¡pero ay del hombre por el que viene el escándalo!» (Mt18,6–7).

 

2. Serie­dad impe­ca­ble: (…) La Igle­sia nun­ca inten­ta­rá encu­brir o sub­es­ti­mar nin­gún caso.

 

3. Una ver­da­de­ra puri­fi­ca­ción: (…) Acu­sar­nos a noso­tros mis­mos: es un ini­cio sapien­cial, uni­do al san­to temor de Dios. Apren­der a acu­sar­se a sí mis­mo, como per­so­nas, como ins­ti­tu­cio­nes, como socie­dad. En reali­dad, no debe­mos caer en la tram­pa de acu­sar a los otros, que es un paso hacia la excu­sa que nos sepa­ra de la realidad.

 

4. La for­ma­ción: (…) ofre­cer un camino de for­ma­ción equi­li­bra­do a los can­di­da­tos idó­neos al sacer­do­cio, orien­ta­do a la san­ti­dad y en el que se con­tem­ple la vir­tud de la castidad. (…)

 

5. Refor­zar y veri­fi­car las direc­tri­ces de las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les: (…) Nin­gún abu­so debe ser jamás encu­bier­to ni infra­va­lo­ra­do (como ha sido cos­tum­bre en el pasado).

 

6. Acom­pa­ñar a las per­so­nas abu­sa­das: (…) Escu­char, dejad­me decir: “per­der tiem­po” en escu­char. La escu­cha sana al heri­do, y nos sana tam­bién a noso­tros mis­mos del egoís­mo, de la dis­tan­cia, del “no me corres­pon­de”, de la acti­tud del sacer­do­te y del levi­ta de la pará­bo­la del Buen Samaritano.

 

7. El mun­do digi­tal: la pro­tec­ción de los meno­res debe tener en cuen­ta las nue­vas for­mas de abu­so sexual y de abu­sos de todo tipo que los ame­na­zan en los ambien­tes en don­de viven.

 

8. El turis­mo sexual: (…) Para com­ba­tir el turis­mo sexual se nece­si­ta la acción repre­si­va judi­cial, pero tam­bién el apo­yo y pro­yec­tos de rein­ser­ción de las víc­ti­mas de dicho fenó­meno cri­mi­nal. Las comu­ni­da­des ecle­sia­les están lla­ma­das a refor­zar la aten­ción pas­to­ral a las per­so­nas explo­ta­das por el turis­mo sexual.

 

Miremos a Edith Stein — santa Teresa Benedicta de la Cruz, con la certeza de que «en la noche más oscura surgen los más grandes profetas y los santos.”

 

DIs­cur­so del Papa ante los obispos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.