Parroquia de la Sagrada Familia

El trabajo, imprescindible para un proyecto de vida familiar.


Este es el mensaje que nos manda Cáritas parroquial en el lanzamiento de la campaña contra el paro 2019.

Ya no es posi­ble afir­mar que tener un tra­ba­jo garan­ti­za lle­var una vida dig­na, o que la mejor polí­ti­ca social es la crea­ción de empleo. No es ver­dad si las con­di­cio­nes labo­ra­les que posi­bi­li­tan esos tra­ba­jos no son dig­nas.


La Igle­sia de Madrid, sus­ten­ta­da por su doc­tri­na social, apues­ta y defien­de el tra­ba­jo digno para todo ser humano y denun­cia la alie­na­ción de la vida labo­ral de los tra­ba­ja­do­res que la sufren.

El equi­po de Sen­si­bi­li­za­ción de las parro­quias del barrio de Sala­man­ca pre­sen­tó el pasa­do lunes 1 de abril los mate­ria­les de la cam­pa­ña a los 36 volun­ta­rios y dos curas que se con­gre­ga­ron para lue­go todos ellos dar­la a cono­cer en sus res­pec­ti­vas Comu­ni­da­des y con­tex­tos don­de se mue­ven, pues todos tene­mos algo que decir acer­ca del mun­do labo­ral, aun­que la res­pon­sa­bi­li­dad sea gra­dual…


Se lan­za­ron pre­gun­tas como ¿Qué pen­sáis del dicho “en el mun­do en el que vivi­mos la dig­ni­dad de las per­so­nas está aso­cia­da a su capa­ci­dad eco­nó­mi­ca o a su poder social”? ¿Qué nos hace dig­nos en la socie­dad actual? ¿Cuán­do per­de­mos la dig­ni­dad?


En el colo­quio fui­mos cons­cien­tes que el tra­ba­jo digno está por los sue­los y lo que abun­da es la pre­ca­rie­dad labo­ral, y eso gene­ra impo­ten­cia y angus­tia en la gen­te, pues lo huma­ni­za­dor y lo labo­ral están dis­tan­cia­dos por la indig­ni­dad de la pre­ca­rie­dad o direc­ta­men­te, por la lacra del paro.


El sis­te­ma eco­nó­mi­co actual prio­ri­za el lucro y la ganan­cia fren­te a la per­so­na. La téc­ni­ca no pue­de estar por enci­ma de la ética…Los recur­sos del Pla­ne­ta, son para todos y unos pocos no tie­ne dere­cho a aca­pa­rar y excluir a la mayo­ría…


La cam­pa­ña nos ani­ma a des­en­mas­ca­rar las indig­ni­da­des come­ti­das cada día en el mun­do del tra­ba­jo

José María, volun­ta­rio de Vica­ría, nos expli­có que la red de empleo de Cári­tas rea­li­za todo un iti­ne­ra­rio para que las per­so­nas pue­dan encon­trar un empleo digno y esta­ble, un iti­ne­ra­rio que empie­za aco­gien­do a la per­so­na has­ta desem­bo­car en la recién crea­da agen­cia de colo­ca­ción. Para ello, la per­so­na tie­ne que tener dis­po­ni­bi­li­dad para bus­car tra­ba­jo y esa dis­po­ni­bi­li­dad está con­di­cio­na­da a ir cubrien­do pri­me­ro sus nece­si­da­des bási­cas.


Cári­tas no es una aca­de­mia de cur­sos ni una bol­sa de tra­ba­jo. En dicho iti­ne­ra­rio, a cada per­so­na se le asig­na un tutor y se con­sen­sua entre ambos un obje­ti­vo y los pasos para con­se­guir­lo.



La cam­pa­ña bus­ca des­per­tar con­cien­cias, gene­rar un rela­to de espe­ran­za y dar a cono­cer cómo actúa Cári­tas hoy ante el dra­ma de tan­tas fami­lias de no tener un tra­ba­jo digno. Las res­pues­tas son com­ple­jas y el camino a reco­rrer no está exen­to de difi­cul­ta­des, pero vamos fir­mes y deci­di­dos a dibu­jar un futu­ro don­de la per­so­na desa­rro­lle sus talen­tos y pro­duz­ca bien­es­tar a la socie­dad y que todo eso se vea dig­na­men­te reco­no­ci­do.


Catergoría: artículo, Sin categoría. permalink.