El trabajo, imprescindible para un proyecto de vida familiar.

Este es el mensaje que nos manda Cáritas parroquial en el lanzamiento de la campaña contra el paro 2019.

Ya no es posi­ble afir­mar que tener un tra­ba­jo garan­ti­za lle­var una vida dig­na, o que la mejor polí­ti­ca social es la crea­ción de empleo. No es ver­dad si las con­di­cio­nes labo­ra­les que posi­bi­li­tan esos tra­ba­jos no son dignas. 


La Igle­sia de Madrid, sus­ten­ta­da por su doc­tri­na social, apues­ta y defien­de el tra­ba­jo digno para todo ser humano y denun­cia la alie­na­ción de la vida labo­ral de los tra­ba­ja­do­res que la sufren.

El equi­po de Sen­si­bi­li­za­ción de las parro­quias del barrio de Sala­man­ca pre­sen­tó el pasa­do lunes 1 de abril los mate­ria­les de la cam­pa­ña a los 36 volun­ta­rios y dos curas que se con­gre­ga­ron para lue­go todos ellos dar­la a cono­cer en sus res­pec­ti­vas Comu­ni­da­des y con­tex­tos don­de se mue­ven, pues todos tene­mos algo que decir acer­ca del mun­do labo­ral, aun­que la res­pon­sa­bi­li­dad sea gradual…


Se lan­za­ron pre­gun­tas como ¿Qué pen­sáis del dicho “en el mun­do en el que vivi­mos la dig­ni­dad de las per­so­nas está aso­cia­da a su capa­ci­dad eco­nó­mi­ca o a su poder social”? ¿Qué nos hace dig­nos en la socie­dad actual? ¿Cuán­do per­de­mos la dig­ni­dad?


En el colo­quio fui­mos cons­cien­tes que el tra­ba­jo digno está por los sue­los y lo que abun­da es la pre­ca­rie­dad labo­ral, y eso gene­ra impo­ten­cia y angus­tia en la gen­te, pues lo huma­ni­za­dor y lo labo­ral están dis­tan­cia­dos por la indig­ni­dad de la pre­ca­rie­dad o direc­ta­men­te, por la lacra del paro.


El sis­te­ma eco­nó­mi­co actual prio­ri­za el lucro y la ganan­cia fren­te a la per­so­na. La téc­ni­ca no pue­de estar por enci­ma de la ética…Los recur­sos del Pla­ne­ta, son para todos y unos pocos no tie­ne dere­cho a aca­pa­rar y excluir a la mayoría…


La cam­pa­ña nos ani­ma a des­en­mas­ca­rar las indig­ni­da­des come­ti­das cada día en el mun­do del tra­ba­jo

José María, volun­ta­rio de Vica­ría, nos expli­có que la red de empleo de Cári­tas rea­li­za todo un iti­ne­ra­rio para que las per­so­nas pue­dan encon­trar un empleo digno y esta­ble, un iti­ne­ra­rio que empie­za aco­gien­do a la per­so­na has­ta desem­bo­car en la recién crea­da agen­cia de colo­ca­ción. Para ello, la per­so­na tie­ne que tener dis­po­ni­bi­li­dad para bus­car tra­ba­jo y esa dis­po­ni­bi­li­dad está con­di­cio­na­da a ir cubrien­do pri­me­ro sus nece­si­da­des básicas. 


Cári­tas no es una aca­de­mia de cur­sos ni una bol­sa de tra­ba­jo. En dicho iti­ne­ra­rio, a cada per­so­na se le asig­na un tutor y se con­sen­sua entre ambos un obje­ti­vo y los pasos para conseguirlo.



La cam­pa­ña bus­ca des­per­tar con­cien­cias, gene­rar un rela­to de espe­ran­za y dar a cono­cer cómo actúa Cári­tas hoy ante el dra­ma de tan­tas fami­lias de no tener un tra­ba­jo digno. Las res­pues­tas son com­ple­jas y el camino a reco­rrer no está exen­to de difi­cul­ta­des, pero vamos fir­mes y deci­di­dos a dibu­jar un futu­ro don­de la per­so­na desa­rro­lle sus talen­tos y pro­duz­ca bien­es­tar a la socie­dad y que todo eso se vea dig­na­men­te reconocido.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.